Durante la última unidad didáctica, los alumnos de la clase de infantil de 4 años han viajado con Moli (su mascota) a China. Con la ayuda de las familias y con muchas ganas han convertido su aula en una gran pagoda.

Han descubierto muchas cosas sobre su cultura, su gastronomía y sus paisajes.

Y para tener un bonito recuerdo, también les ha dado tiempo de crear su propia carpeta en forma de pagoda y de llenarla con información y juegos de este magnífico país.

En la Salle creemos en el aprendizaje significativo, por ello, desde edades muy tempranas, con nuestros PLS (Programas La Salle) y nuestra estructura cooperativa de aprendizaje (ECA), creamos proyectos para que su aprendizaje vaya mucho más allá de los meros contenidos. Para hacerlo más significativo —en este caso China— ambientamos el espacio que ocupan diariamente los niños y niñas con material relacionado a cada unidad.

Motivar a los alumnos, crear contextos que los estimule, incitar a la creatividad y a la colaboración familiar en el proyecto, así como integrar el proyecto HARA y el resto de PLS, es la apuesta hacia un nuevo paradigma educativo, en el que La Salle como institución, cree y crece.