Los alumnos de 4º, 5º y 6º de primaria leyeron las preces y lel ofertorio

Ofrenda floral a la Inmaculada

Los alumnos de 1º, 2º y 3º de primaria entregaron las ofrendas

El sacerdote bendice a los alumnos que presentaron las ofrendas.

Una alumna lee la acción de gracias

Canto final a la Virgen

Vista general de la celebración de infantil en la capilla del colegio

La seño Chari animó la celebración de infantil co su guitarra

Momento simbólico de la celebración de infantil

Antes de la celebración, la imagen de la Inmaculada, que acompaña en el retablo a San Juan Bautista de La Salle, fue bajada.

Dos profesores colocan a la Inmaculada en el altar mayor para presidir la celebración

La celebración fue presidia por el vicario de la parroquia

Alumnos durante la celebración

Vista general de los alumnos

El coro acompañó y animó la celebración

Integrantes del coro del colegio

Alumnos de secundaria leyeron las lecturas y el salmo

Momento del la proclamación del evangelio

El sacerdote hizo participar a todos los alumnos

Vista general de la iglesia

Momento de la comunión

Vista general en el momento de la comunión

Momento de la comunión

Los monaguillos de La Salle ayudaron al sacerdote en la celebración

Canto final y despedida

Imagen de la Purísima

Ayer, martes día 5 de diciembre, tuvo lugar la eucarística de la Inmaculada Concepción, patrona de La Salle, de nuestro centro en particular, y de España y la celebración de infantil en la capilla del colegio.

María icono de la alegría

Cuando estamos a punto de celebrar cualquier acontecimiento importante en nuestras vidas que nos llena de alegría, la preparación del mismo lleva consigo implícito y en esencia, parte de la misma. El tiempo de adviento es, de un modo u otro, ese tiempo de preparación y en consecuencia de motivación de que «lo bueno está por venir», tal y como reza la campaña de adviento de este año.

En este marco de espera activa, de preparación y de maduración, la Iglesia celebra la festividad de la Purísima, la Inmaculada Concepción, una festividad en la que se da relevancia a la bondad, la responsabilidad y el compromiso de María para con la humanidad con ese sí rotundo a Dios y, sobre todo, a la confianza depositada en Él.

Es una festividad que ensalza la alegría de María, desde el saludo inicial del enviado del Señor: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo» (Lc. 1, 28); hasta el final del mismo, «porque para Dios nada hay imposible» (Lc, 1, 37).  Ese saludo, «alégrate», además,  nos ofrece la oportunidad de reconocer en ella el lema de este curso: «tu alegría, la mía». Junto a ese estado de ánimo que es la alegría, cabe reconocer también el de la confianza que es, sin lugar a dudas, el aglutinante que intensifica la alegría entre dos personas o más; es la seguridad de encontrarte con el otro, de dar respuestas a sus necesidades y de sentirse acompañado. María es, desde esta perspectiva, el icono de la alegría que nos sirve de camino, guía  y modelo para alcanzar la salvación.

Unas celebraciones muy participativas.

El equipo de pastoral del colegio preparó al detalle la eucaristía en la que participaron todos los alumnos de primaria y secundaria en la parroquia de la Asunción, cantada por el coro del colegio y presidida por el vicario parroquial D. Juan Vicente Vaquerizo.

Los alumnos de infantil, tuvieron su propia celebración en el centro, con cánticos animados por las seños y con esa alegría que solo ellos, con su inocencia, pueden generar.