Detalle de una ovejita

Una pastora

Alumnos, trabajando en equipo y confeccionando las imágenes

Trabajo minucioso que requiere mucha paciencia

Alumno elaborando una fugura

San José

Alumnos realizando las casa con fiambreras, servilletas y cicharas

Figuras realzadas con vasos y tazas de plástico

Trabao en equipo

Trabajando en equipo

Figuras principales del portal

Las gallinas no han faltado

Iniciando el trabajo

Rematando la figura

Trabajo en equipo de paciencia y destreza.

Montando una figura

El mimo y ariño que han puesto los alumnos en cada figura es un motivo de satisfacción más

El niño Jesús

Rematando figuras

Detalle del belén montado

Perspectiva del belén del colegio

Hule, servilletas, vasos y manteles de papel y bandejas forman el cielo y el relieve del belén de La Salle

En las bandejas, que simbolizan estrellas representan palabras y sentimientos que se expresan en Navidad

El portal de belén

El castillo de Herodes

El portal

La castañera

Vista en perspectiva del belén

Profesores que concluyeron el montaje

El belén de La Salle

Otra perspectiva del belén

Parte del equipo de montaje, mostrando una casita y una palmera

Y se armó el belén

La décima acepción del diccionario de la RAE de la voz «armar» significa preparar, disponer, llevar a cabo algo. Durante este tiempo de adviento los cristianos católicos nos disponemos a acoger en nuestros corazones al niño Dios. Como en cualquier familia que se disponga a recibir la bendición de un hijo o hija, la alegría embriaga el corazón del seno familiar y los hogares se adecuan a la nueva situación.

Ante la llegada del niño Jesús —a partir del día de la Inmaculada Concepción—  los hogares se preparan para las navidades con ornamentaciones alegres. Guirnaldas, árboles de navidad, coronas de adviento, flores de pascua, estrellas y bolas resplandecientes que reflejan la luz, purpurinas, angelitos y colgaduras en los balcones, luces de navidad, villancicos y, sobre todo el portal de Belén forman parte de esta puesta en escena navideña que invade nuestros hogares como reflejo exterior de los sentimientos que, en estas épocas, también nos dominan.

Para La Salle la educación integral de nuestros alumnos se entiende desde la perspectiva evangélica. En la educación de nuestros alumnos nuestros valores se trabajan no solo en las materias curriculares sino que también en cualquier contexto escolar, es decir, en cualquier actividad organizada de La Salle, hay siempre una enseñanza, un valor, una esperanza.

Un belén con arraigo.

Una de las actividades con mayor arraigo en nuestro centro es el montaje del Belén escolar, cuya participación por parte de la Comunidad Educativa es esencial. Podría decirse que para armarlo se necesita de la colaboración de todos, desde el alumnado, al profesorado y la ayuda de las familias. Desde el punto de vista metodológico actual, este proceso forma parte de un proyecto de centro en el que la creatividad del equipo del Belén y la destreza del resto de la Comunidad Educativa, hacen posible que durante el mes de diciembre el Belén presida, alegre y nos augure lo mejor a la entrada del edificio principal.

Cabe destacar que su montaje, sin tener en cuenta la elaboración de las figuras que conlleva meses de trabajo, ha durado una semana en la que el equipo encargado del belén,  con la ayuda de otros educadores, a la hora de comer, en sus ratos libres o al terminar su jornada, invierten su tiempo desinteresadamente en este proyecto.

Cada año la idea y diseño del Belén conlleva un «más difícil todavía».

Para este curso presentamos una representación de Belén realizada con materiales totalmente reciclables de la familia de los banquetes al aire libre o pic-nics, ya que como en nuestro Carácter Propio insistimos en la ecología y el respeto a la naturaleza, debemos dar ejemplo.

Platos de plástico de diferentes tamaños, vasos, copas, tazas y tubos, cubiertos, servilletas, hules, manteles, bandejas, palitos de remover el café… todo lo que se necesita para compartir con alegría buenos alimentos en fiestas o celebraciones exteriores, dan forma y vida al belén de La Salle. La mayoría de celebraciones llevan consigo una comida y, sobre todo en Navidad, donde sobre la mesa —y en la sobremesa— las familias comparten alimento, tiempo, alegrías y recuerdos.

Nuestro Belén homenajea las alegrías y alimentos compartidos con todos los utensilios que componen una importante celebración con  su banquete festivo. La destreza con la que se ha materializado esta idea y la ilusión con la que se ha llevado a cabo por parte de toda la Comunidad Educativa, revela también lo afortunados que somos en La Salle para llevar a cabo proyectos de esta magnitud. Estas alegrías compartidas, el Belén de La Salle, las desea a todos con sus grandes estrellas doradas realizadas con bandejas en las que se inscriben palabras como amor, paz, alegría, salud, respeto… para que cada uno que lo visita se sirva de aquella que más necesite.

En estas fechas en las que solemos decir aquello de que «el verbo se hizo carne» (Jn. 1:14) —y que precisamente es lo que vamos a celebramos—, armar el Belén debe armarnos de amor para llenarnos de bondades y bendiciones para compartir nuestras alegrías y alegrarnos de la de los demás, haciendo patente en obras, lo que deseamos y decimos.