Renovar es, entre otras cosas, hacer como de nuevo algo y cada año renovamos la esperanza en un mundo mejor durante estas fechas en las que celebramos en nacimiento de Jesús, Dios hecho hombre, Dios entre nosotros. Entre el sinfín de ritos, liturgias y tradiciones populares que las envuelven hay una muy bonita que es el montaje del belén. Entre otras cosas mucho más pedagógicas sirve, sobre todo, para dar pie a la imaginación en cómo creemos que fue y recordar este hecho de tan sublime como es lo que allí aconteció por amor.

Este año, en La Salle l’Alcora, no solo renovamos dicha tradición y todos los sentimientos que glorifican a los “hombres de buena voluntad”, también lo hacemos con materiales que hemos reciclado de botellas de plástico y sus tapones.

En esta representación icónica de tradición popular, renovar y creatividad, se entrelazan para recordarnos y rememorar que Dios nos ama por el simple hecho de ser sus hijos. Queremos que al contemplarlo,  la luz que brilló en Belén cuando Jesús nació, vuelva a brillar cada año en nuestros corazones con más fuerza, no se apague nunca y seamos capaces portar esa luz de esperanza a quienes la necesiten.