Los inicios de curso suponen retos importantes para todos. En La Salle creemos que ante los retos no podemos quedarnos parados para ver como se desarrollan, más bien debemos caminar con ilusión, esfuerzo y fe ir superándolos. El lema del curso nos invita a ello desde la perspectiva cristiana, cuya esencia bebe del optimismo, la confianza, la fraternidad, la búsqueda de la justicia, la caridad…

Nuestro propósito es compartir la vida, compartir la alegría y contagiarla para erradicar la ignorancia sobre la que se aposenta la intolerancia, la injusticia, el conflicto, el terror o la repulsa. Como cristianos debemos ser testimonio del evangelio, la Buena Nueva; ser portadores de buenas noticias es tener una actitud positiva y alegre.

Hoy le hemos dado gracias a Dios por el reencuentro, por la salud y todas aquellas buenas noticias que nos rodean; también hemos pedido a Dios que nos ayude a tener ese espíritu jubiloso con el fin de contagiar la alegría y la armonía necesaria en nuestros entornos, tanto en las aulas como en nuestras familias, l’Alcora o allá donde nos encontremos; también para que nos mantener el optimismo en los momentos más duros de este curso.

¡Buen curso a todos!