Una de las características más particulares de nuestra escuela, es el hecho de ser una escuela abierta a las familias.

En nuestra obra abogamos por una buena relación entre la familia y la escuela, puesto que nuestro objetivo común  no es otro que el de la educación y  desarrollo integral de los niños. Entendemos la educación como el proceso de aprendizaje donde la transmisión de saberes y capacidades (saber hacer), se combinan con habilidades y valores; en La Salle los vinculamos, entrelazamos y revestimos a través de experiencias en las que los protagonistas son los alumnos. Nuestro proyecto educativo con todos los programas de innovación y nuestro carácter propio son, sin lugar a dudas, elementos fundamentales para materializar nuestra misión educativa que, sin la implicación de las familias, no se sustentaría.

La implicación conlleva también la participación de las mismas en la escuela. Al hablar de participación en la escuela no solo nos referimos a las reuniones y entrevistas programadas con tutores y profesores, sino al resto de actividades que proponemos con los alumnos y sus familias dentro del aula.

Esta relación se está convirtiendo cada día más, en los cimientos que soportan la compleja estructura del proceso de aprendizaje y garantizan su eficiencia en la consecución de los objetivos establecidos en el proceso de aprendizaje, poniendo las bases de lo que serán las personas del futuro: con valores, responsables, competentes, de pensamiento crítico, resilentes y creativos.Por todo ello, en Infantil 3 años, estamos llevando a cabo los “martes en familia”. Cada semana invitamos a algunos miembros de familias a participar de una experiencia que enriquece a todos, y que además programan y disfrutan junto a sus hijos y compañeros; contar un cuento, explicar como ordeñamos una cabra, aprender a coser un botón, plantar un ajo, fabricar un molinillo de papel, hacer manualidades…, todas estas y muchas otras actividades son recibidas por nuestros alumnos de la mano de sus familias.

Desde aquí, queremos agradecer a las familias la dedicación e implicación en este proceso de aprendizaje, en el que todos contamos.