Ayer a mediodía se realizó el talle de brochetas de fruta para los comensales de nuestro comedor, organizado por Colevisa, la empresa que ofrece el servicio de comedor en el centro.

Unos 68 alumnos pasaron por el taller que cumplía con un objetivo claro, educar en buenos hábitos nutricionales a los alumnos.

En la sociedad actual el tiempo es oro y cada vez más recurrimos a comidas preparadas porque no tenemos tiempo para elaborarlas. El gusto y los hábitos alimentarios están cambiando. Hoy en día volvemos a valorar la dieta mediterránea tan variada y sabrosa como los productos que nos dan nuestras tierras y mar. Sin embargo los más jóvenes son remolones en cuanto a comer a las ricas, frescas y nutritivas frutas y verduras.

Por esta razón Colevisa ha realizado de forma divertida y muy creativa un taller de brochetas donde la mezcla de sabores, colores y olores han servido de guinda para rematar un curso de comedor con alegría y buen humor. El propósito era que las comieran y facilitar experiencias que pueden también realizar en casa.

Para La Salle, que nuestros alumnos tengan una alimentación sana, rica en nutrientes esenciales y variada es muy importante, porque formamos personas de mens sana in corpore sano.